ventana

ventana

Sean bienvenidos

Sean bienvenidos

Invitación y bienvenida

Hola amig@s, bienvenid@s a este lugar, "Seguir la Senda.Ventana abierta", un blog que da comienzo e inicia su andadura el 6 de Diciembre de 2010, y con el que sólo busco compartir con ustedes algo de mi inventiva, artículos que tengo recogidos desde hace años, y también todo aquello bonito e instructivo que encuentro en Google o que llega a mí desde la red, y sin ánimo de lucro.

Si alguno de ustedes comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia, o por el contrario quiere que sea retirado de inmediato, por favor, comuníquenmelo y lo haré en seguida y sin demora.

Doy las gracias a tod@s mis amig@s blogueros que me visitan desde todas partes del mundo y de los cuales siempre aprendo algo nuevo. ¡¡¡Gracias de todo corazón y Bienvenid@s !!!!

Si lo desean, bajo la cabecera de "Seguir la Senda", se encuentran unos títulos que pulsando o haciendo clic sobre cada uno de ellos pueden acceder directamente a la sección que les interese. De igual manera, haciendo lo mismo en cada una de las imágenes de la línea vertical al lado izquierdo del blog a partir de "Dios", pasando por todos, hasta "Galería de imágenes", les conduce también al objetivo escogido.

Espero que todos los artículos que publique en mi blog -y también el de ustedes si así lo desean- les sirva de ayuda, y si les apetece comenten qué les parece...

Mi ventana y mi puerta siempre estarán abiertas para tod@s aquell@s que quieran visitarme. Dios les bendiga continuamente y en gran manera.

Aquí les recibo a ustedes como se merecen, alrededor de la mesa y junto a esta agradable meriendita virtual.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.
No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad. Les saluda atentamente: Angelita Grueso.

sábado, 26 de mayo de 2012

Bienaventuranzas del Espíritu Santo.

"Ventana abierta"


Bienaventuranzas del Espíritu Santo.


Felices quienes creen que el Espíritu de Dios es la fuerza, el aliento, la audacia y la profecía para emprender cada día una nueva vida.

  

Felices quienes descubren los dones que han recibido del Espíritu, no para regocijarse en ellos, sino para ponerlos al servicio de los demás.


Felices quienes pierden su tiempo haciendo silencio en su interior, orando para conocer lo que el Espíritu les sugiere en lo más íntimo del corazón.


Felices quienes ven las señales del Espíritu en cualquier signo que muestre semillas de fraternidad, de ternura, de acercamiento, de superación del sufrimiento, de paz.


Felices quienes contemplan al Espíritu de Dios en todas las Iglesias, en cada Religión, en las ideologías y formas de vida que intentan mejorar de cualquier forma a la humanidad.


Felices quienes no intentan encerrar al Espíritu de Dios en la propia creencia, porque no se pueden poner puertas ni cerrojos a Quien vive en cada ser humano.


Felices quienes se abren de corazón a nuevas realidades, que no dan nada por supuesto, que no se dejan dominar por doctrinas, que buscan sin descanso iluminados por la Ruah de Dios.

 
Felices quienes gozan al contemplar el Espíritu de Dios que se cierne sobre los océanos, las montañas, los animales, las flores y sobre el ser humano, que llegan a ser ellos mismos en profundidad cuando se dejan amar por Él entre las sábanas del alma.
Miguel Ángel Mesa (Bienaventuranzas de la vida).


Bienaventuranzas del Espíritu Santo

 * Felices quienes creen que el Espíritu de Dios es la fuerza, el aliento, la audacia y la profecía para emprender cada día una nueva vida.
* Felices quienes descubren los dones que han recibido del Espíritu, no para regocijarse en ellos, sino para ponerlos al servicio de los demás.
* Felices quienes pierden su tiempo haciendo silencio en su interior, orando para conocer lo que el Espíritu les sugiere en lo más íntimo del corazón.
* Felices quienes ven las señales del Espíritu en cualquier signo que muestre semillas de fraternidad, de ternura, de acercamiento, de superación del sufrimiento, de paz.  
* Felices quienes contemplan al Espíritu de Dios en todas las Iglesias, en cada Religión, en las ideologías y formas de vida que intentan mejorar de cualquier forma a la humanidad.
* Felices quienes no intentan encerrar al Espíritu de Dios en la propia creencia, porque no se pueden poner puertas ni cerrojos a Quien vive en cada ser humano.
* Felices quienes se abren de corazón a nuevas realidades, que no dan nada por supuesto, que no se dejan dominar por doctrinas, que buscan sin descanso iluminados por la Ruah de Dios.   
* Felices quienes gozan al contemplar el Espíritu de Dios que se cierne sobre los océanos, las montañas, los animales, las flores y sobre el ser humano, que llegan a ser ellos mismos en profundidad cuando se dejan amar por Él entre las sábanas del alma.
Miguel Ángel Mesa (Bienaventuranzas de la vida).


No hay comentarios: