ventana

ventana

Sean bienvenidos

Sean bienvenidos

Invitación y bienvenida

Hola amig@s, bienvenid@s a este lugar, "Seguir la Senda.Ventana abierta", un blog que da comienzo e inicia su andadura el 6 de Diciembre de 2010, y con el que sólo busco compartir con ustedes algo de mi inventiva, artículos que tengo recogidos desde hace años, y también todo aquello bonito e instructivo que encuentro en Google o que llega a mí desde la red, y sin ánimo de lucro.

Si alguno de ustedes comprueba que es suyo y quiere que diga su procedencia, o por el contrario quiere que sea retirado de inmediato, por favor, comuníquenmelo y lo haré en seguida y sin demora.

Doy las gracias a tod@s mis amig@s blogueros que me visitan desde todas partes del mundo y de los cuales siempre aprendo algo nuevo. ¡¡¡Gracias de todo corazón y Bienvenid@s !!!!

Si lo desean, bajo la cabecera de "Seguir la Senda", se encuentran unos títulos que pulsando o haciendo clic sobre cada uno de ellos pueden acceder directamente a la sección que les interese. De igual manera, haciendo lo mismo en cada una de las imágenes de la línea vertical al lado izquierdo del blog a partir de "Dios", pasando por todos, hasta "Galería de imágenes", les conduce también al objetivo escogido.

Espero que todos los artículos que publique en mi blog -y también el de ustedes si así lo desean- les sirva de ayuda, y si les apetece comenten qué les parece...

Mi ventana y mi puerta siempre estarán abiertas para tod@s aquell@s que quieran visitarme. Dios les bendiga continuamente y en gran manera.

Aquí les recibo a ustedes como se merecen, alrededor de la mesa y junto a esta agradable meriendita virtual.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.

No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad.
No hay mejor regalo y premio, que contar con su amistad. Les saluda atentamente: Angelita.

viernes, 1 de agosto de 2014

Consejos para ser un poco más feliz cada día.

"Ventana abierta"



Consejos para ser un poco más feliz cada día.
 Félix González


Consejos para ser un poco más feliz cada día

No es que sea la panacea para todo, pero puede ayudar a lograr esa cierta felicidad que todos anhelamos. Seguramente hay otras muchas cosas que poder hacer, tan positivas o más que estas; pero alguien me las ha mandado y yo os las reenvío. Se trata de unos sencillos consejos de cara a hacer de la vida, algo más llevadero y gratificante.

1- Pensar sólo en el día de hoy
Las agendas constituyen parte de la barrera emocional que nos impide ser felices. La predisposición a dejar para mañana lo que podemos hacer hoy y a organizar escrupulosamente cada minuto de nuestra vida impide que disfrutemos del presente. Debemos pensar: Hoy es el día más feliz de nuestra vida. “Lo único razonable que podemos hacer es pasar el día de la mejor manera posible”, explica el autor.

2- No compararnos con los demás.
“El reto de ser uno mismo requiere que salgamos de las emociones y opiniones estereotipadas y reclamemos nuestro lugar en el mundo”. Cada uno tiene que actuar en su ámbito. “Hace 3000 años que nos dedicamos a buscar la felicidad. Es un concepto muy amplio y muy variable”. La felicidad es subjetiva, dependerá de nuestras necesidades, entorno y tiempo. “Quien esté arruinado, será feliz cuando se libre de sus deudas, depende de la experiencia personal de cada uno”, ejemplifica Miralles. No obstante, matiza que la felicidad empieza por tener cubiertas nuestras necesidades más básicas.

3- No criticar
Concentrar nuestras energías en descalificar a los demás juega en detrimento de nuestro beneficio. “En lugar de prestarnos a posibles amenazas externas, si impulsamos nuestro propio viaje al futuro viviremos de forma mucho más productiva y sosegada”. El camino hacia la felicidad empieza en priorizar nuestros intereses.

4- Centrarse en el lado soleado de la vida
A menudo nos convertimos en buscadores infatigables de la felicidad cuando puede estar en el lugar y momento menos predecibles. Sorprenderse es la condición sine qua non para dar con el elixir de la felicidad. “La felicidad inesperada es la mejor. Observar el paisaje desde el tren, oler algo que te recuerda a tu niñez… son pequeñas cosas que nos inundan de bienestar”, reconoce el autor. Enfocar los aspectos positivos ayuda a multiplicar su poder.

5- Rodearse de gente positiva
La vida impone determinadas barreras que no podemos sortear. La elección de nuestros amigos es propia. Debemos aprovecharnos. Nuestro entorno es el espejo en el que se refleja nuestra personalidad, experiencias, inquietudes. Constituye una memoria viva de quienes somos, de dónde venimos, dónde estamos y dónde queremos dirigir nuestro futuro. “La calidad de nuestros amigos determina la calidad de nuestra propia vida”. Como explica Miralles “es muy importante elegir a personas positivas que nos hagan reír, sentirnos bien, que nos den apoyo…”.

6- Afrontar los problemas con humor
Todos hemos dicho alguna vez: me río por no llorar. Asumir las adversidades de la mejor manera posible contribuye a nuestro bienestar, a crearnos una especie de coraza muy necesaria para no desmoronarnos y afrontar las pruebas que nos pone la vida con fuerza. No podemos elegir lo que pasa, pero sí nuestra actitud. “Dentro de las circunstancias que nos toque vivir hay que hacerlo con la mejor cara posible. Es aconsejable sacar algo positivo de todo”. Incluso de las malas experiencias. “Si no hubiera momentos malos no sabríamos valorar los buenos”, sentencia.

7- Aprender algo nuevo cada día
Miralles insiste en desmentir el tópico de que la ignorancia da la felicidad. “Ser ignorante no hace feliz, no te permite comprender muchos aspectos y contribuye a la falta de empatía con los demás”. La cultura contribuye, por tanto, a ampliar el abanico de amistades y a nutrirnos de sus experiencias, involucrarnos en sus sentimientos y, en definitiva, a ser mejor personas.

8- Mostrar los sentimientos a la gente que quieres
Muchas veces no somos conscientes de lo que tenemos hasta que lo perdemos. Entonces nos arrepentimos de no haber pasado más tiempo con nuestros seres queridos o haberles demostrado nuestro cariño y afecto. “Cogerles la mano, darles las gracias, un beso, una sonrisa, un mensaje de ánimo… son acciones que nos hacen sentir felicidad a nosotros mismos y a los que las reciben”, explica el autor.

No dar pie a entrar en discusiones relajará nuestro estado. “Si todos sumáramos buenos actos y no nos enfadáramos en nuestro entorno más inmediato, la suma final sería más positiva que negativa. Al final lo que buscamos es sentirnos útiles para los demás”.


9- No temer a la vida
La vida, en ocasiones, se presenta difícil. Forma parte de las reglas del juego. Determinadas decisiones nos superan, nos sentimos incapaces de asumirlas y dudamos qué hacer. La rabia de no poder con todo solo se soluciona con un replanteamiento de nuestras prioridades más inmediatas. “El miedo impide que desarrollemos nuestros objetivos”, opina el autor.


10- Leer antes de acostarse
El ritmo frenético de nuestra sociedad nos impide, muy a menudo, evadirnos y disfrutar de la tranquilidad. Dedicar unos minutos a la lectura antes de conciliar el sueño contribuirá a desconectar y a evadirse de los problemas.
Tratemos de ser felices, con estos o con otros consejos. Importa el fin, no tanto los medios.



No hay comentarios: